Lo + Nuevo
Colección canecillos de Navarra
 2
Available
Músico vestido de época tocando el rabel. La Música es una de las siete artes liberales estudiadas en época románica. Acompañando a otras escenas, se representa como manifestación de fiesta o celebración popular. En el plano espiritual, como un vinculo intangible que ayuda a trascender al alma a otros estados místicos.
 2
Available
Símbolo, como tantos otros, de posibles lecturas ambivalentes y antagónicas dependiendo de su ubicación y acompañamiento.  En ocasiones se relaciona con las actividades acrobáticas de los monjes giróvagos, místicos peregrinos con baja reputación en el seno eclesiástico del momento. En su sentido positivo y alegórico, el retorno del alma a su verdadera...
 2
Available
Para el hombre antiguo, único animal de la creación que transitaba de la tierra al cielo. Por su cualidad aérea, ha sido tomada como mensajero de dioses o como el alma que dejando su envoltura terrenal asciende al mundo de los cielos. El Fisiólogo describe el carácter cristológico de algunas de ellas como es el caso del pelicano, el águila, el ibis o el...
 2
Available
Diversas tradiciones han dado culto a deidades con triple aspecto o función  representándolas juntas pero individualmente o con una imagen que personifica  la idea de las tres en una misma unidad.Uno de ellas, figurada en iglesias románicas de diferentes y distantes puntos de Europa es  el dios celta Lugus  de tres caras que destacan las tres funciones...
Canecillos románicos
Libertad de expresión...

Para muchos aficionados a la época románica, una de las características que atrae de este arte medieval es el uso de la escultura en los elementos arquitectónicos. De ellos el canecillo, también llamado modillón o ménsula y cuya función es la de aguantar largas cornisas y aleros de tejado es sin duda el más representado en las edificaciones religiosas de este tiempo.


El canecillo, al ser normalmente una pieza menos elaborada que  otras obras esculpidas como capiteles, frisos o tímpanos, hay quien los valora desde el punto de vista estilístico como una escultura de orden menor. Sin embargo a todas luces, los canecillos gozan de una libertad de expresión sorprendente que tantas veces excede el canon eclesiástico al que habitualmente está sujeta la escultura de orden mayor destinada a ser colocada en las portadas o los interiores de las iglesias.


Los motivos de su escultura pueden ser de lo más diversos, traspasando su función estética y decorativa, proponen una interacción directa con el observador a través de símbolos o analogías. Abordan temas de la naturaleza representando la flora y la fauna. Incorporan animales híbridos entre lo real y lo fantástico con reminiscencias de divinidades o mitos de la antigüedad. Vienen a representar vicios y virtudes, como catequesis aleccionadora del bien y del mal. Figuras geométricas con antiguas claves místicas, criaturas angélicas, músicos, contorsionistas, retratos o escenas eróticas van adornando los tejados  inspirando un universo paralelo entre el mundo terrenal y el espacio intangible que solo espera ser leído.

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.